Cuidados del calzado

Las aventuras de nuestros pequeños traviesos pueden ensuciar su calzado más de lo que nos gustaría. En Garvalín trabajamos con materiales de primera calidad para garantizar el mejor de los resultados pero, somos conscientes de que las carreras, los juegos y cualquier aventura que pueda surgir en su actividad diaria, inevitablemente, manchará sus zapatos.

¿Qué pasa si lavamos a máquina los zapatos?

Por muchas ganas que tengas cuando veas su aspecto después de un día de cole o una jornada de parque, no metas el calzado en la lavadora a no ser que se especifique en la etiqueta del producto.

Determinados materiales pueden deformarse al empaparse de agua y, por ejemplo, los ojetes por los que pasan los cordones pueden terminar oxidándose.

Ten en cuenta que los zapatos que se meten en la lavadora absorben gran cantidad de agua y muchas veces no se secan completamente antes de su uso. Si quedan húmedos, y junto con el calor corporal, puede aparecer moho. Esto provocará mal olor y además, aumenta la posibilidad de que aparezcan hongos en los pies.

A continuación te dejamos nuestros consejos para limpiar nuestros productos dependiendo de su material de fabricación.

¿Cómo limpiar zapatos de piel?

Lavado

Elimina la suciedad con un paño húmedo y jabón neutro.

Secado

Frota el calzado con un trapo seco. NUNCA lo pongas cerca de una fuente de calor. Una vez secos, puedes utilizar alguna crema incolora neutra para calzado para hidratar la piel (menos para piel Nobuc, textiles y sintéticos).

¿Cómo limpiar zapatos de charol?

Lavado

Elimina la suciedad con un paño húmedo. Si la suciedad resiste también puedes utilizar un jabón neutro.

Secado

Utiliza un paño de algodón seco y suave.

¿Cómo limpiar zapatos de lona?

Lavado

Elimina la suciedad con un paño húmedo. Si la suciedad resiste también puedes utilizar un jabón neutro.

Secado

Dejar secar al aire sin exponer a fuentes de calor directas.

¿Cómo limpiar zapatos de pieles combinadas?

Lavado

Sigue las instrucciones para cada tipo de piel y limpia cada zona con mimo y cuidado.

Secado

Sigue las instrucciones para cada tipo de piel y limpia cada zona con mimo y cuidado.

¿Cómo limpiar las plantillas de nuestros zapatos?

Utilizar un paño húmedo o con un poco de jabón neutro si lo requiere. Indicaciones de secado como las del zapato. Recuerda no meter las plantillas en la lavadora y extraerlas regularmente (cada noche preferiblemente) para asegurar un cuidado correcto del calzado, y así evitar que se creen manchas de sudor e incluso moho.

Para conseguir alargar la vida de las plantillas lo máximo posible te recomendamos airearlas después de cada uso. De esta forma conseguiremos y evitaremos lo siguiente:

  • Evitaremos malos olores
  • Facilitaremos que el sudor se seque
  • Impediremos que la piel se acartone

Todos nuestros productos llevan plantillas de microfibra.

  • Dejarlas secar al aire
  • NO poner cerca de una fuente de calor
  • NO meter en la lavadora ni en la secadora

Todas nuestras plantillas antibacterias ofrecen una alta transpiración y absorción. La mayoría de nuestros diseños llevan plantillas extraíbles ¡Aprovecha esta ventaja!

¿Moho en las plantillas?

Todos nuestros productos se fabrican con materiales de primera calidad y son altamente transpirables pero, en ocasiones puntuales, la humedad que puede quedar tras la limpieza o la generada por el propio calor corporal que se acumula en el pie de nuestros peques puede provocar la aparición de pequeñas manchitas de moho.

Si necesitas sustituir las plantillas del calzado de tu peque puedes acudir a un punto de venta especializado como farmacias u ortopedias para adquirir un nuevo par con las mismas propiedades.