Guía de tallas

 En Garvalín nos gusta dar la talla.

Somos conscientes de que elegir la talla adecuada de zapatos para tu peque puede ser complicado por eso, queremos ayudarte.

Muchas veces no tenemos claro ni cuál es nuestra talla. Imagínate para saber la de nuestro hijo o hija. Tenemos muchos números en la cabeza, el pin del teléfono, la clave del banco, la fecha de cumpleaños de nuestro peque, el número del bus. Y a veces no nos queda espacio en el disco duro para saber la talla de nuestro peque. Ese dato es muy importante, por eso te recomendamos leer esta guía, para que puedas hacer un pedido con la seguridad de haber acertado con la talla. 

Los niños se hacen mayores muy rápido, parece que fue ayer cuando decía papá o mamá por primera vez, y ahora ya va al cole de los mayores. Si tienes dudas con su talla puedes consultar esta guía para saber qué número le va como horma a su zapato.

¿Las medidas de la tabla se ajustan a todos los modelos de la tienda online?

Ten en cuenta que las medidas son orientativas. Dependiendo del modelo la talla puede variar ligeramente, por eso, es posible que las referencias escogidas no se ajusten con total exactitud a las medidas de nuestra tabla

Lonas: su calce puede ser un poquito más amplio, compra la talla habitual de tu peque, comprueba el ajuste a su pie y en caso de ser muy grande, haz un cambio siguiendo los pasos que explicamos AQUÍ

 

¿Hay que dejar 1 cm extra al seleccionar la talla?

Nuestras tallas ya contemplan el margen suficiente para que el pie quede correcto dentro del calzado, es decir, si el pie de tu peque mide 10.8 cm nuestra recomendación es la talla 18, si su pie mide 12 cm la talla 20 y así sucesivamente tal y como aparece en la tabla

 Guia de tallas Garvalin Biomecanics

¿Cómo medir el pie del peque?

¡Empieza la aventura medidora! 

Si quieres asegurarte de la talla, mide la plantilla interior (extraíble), nunca la suela exterior, y compárala con nuestra guía de tallas.

Si es un bebé y es la primera vez que va a usar calzado sigue estos pasos:

  • Pon un folio en el suelo apoyado en una pared y sitúa el talón encima. Asegúrate de que la planta del pie esté totalmente apoyada contra la pared y recta, con los dedos estirados.
  • Haz una marca donde termine el dedo más largo y mide la distancia en centímetros que hay entre el final del papel y la marca que has hecho.
  • En la tabla de tallas podrás ver a que talla corresponde esa medida.

En busca de la talla perfecta.

Aquí tienes las últimas recomendaciones para elegir la correcta.

No se deben escoger zapatos muy justos o pequeños, ya que esto impide que lleven los dedos estirados, provocando dolor en el empeine y un mal desarrollo de los pies. Tampoco le deben quedar grandes pues el pie le bailará provocando rozaduras y heridas en su etapa de crecimiento

     La primera misión para que sea la talla correcta es que no sea ni muy grande ni muy pequeña. Si el zapato le queda justo o pequeño el niño o la niña no podrá estirar bien los dedos y puede tener un mal desarrollo de los pies y dolor en el empeine. Y si el zapato le queda grande el pie le bailará (siempre es mejor que el niño baile – no el pie – aunque sea la canción de la tetera) y le puede provocar rozaduras.

     Atentos a la hora mágica para probarle los zapatos. Esa hora en la que los pies están más dilatados que en el resto del día. La última hora de la tarde será el momento ideal para ver qué talla es la adecuada.

     El calcetín será nuestro aliado para acertar. Es importante probar el calzado con un calcetín similar al que vaya a llevar diariamente.

¿Cada cuánto hay que cambiar o revisar la talla de los peques?

Los niños crecen muy rápido. Rapidísimo. Y sus pies también, por ello es aconsejable revisar o hacer cambio en su calzado siguiendo la siguiente tabla: